lunes, julio 30, 2018

Bosquejo del hombre 16


El 16: El hombre detrás del Bar 15

Bar El 15
Cuando un hombre como Jesús Escobedo Rangel camina por la avenida Juárez, su andar no pasa inadvertido, ee inmediato, los claxones empiezan alegres a sonar,
“Yo me quedé qué pedo, los pitidos no dejaban de sonar, creo que soy más famoso que el presidente”, dice y no puede dejar de soltar la carcajada alegre que permite a los convocados en la barra del bar 15 celebrar la anécdota y olvidar por un instante, la vida afuera del lugar.
Y es que con Chuy se puede hablar de lo que sea, aporta sus teorías sobre la gastronomía mexicana y sus bondades para la cruda del borracho habitual. Sostiene que gracias a la tortilla -al maíz, específicamente-, utilizándolo en un atole, una mezcla de agua con el grano molido, se pueden apaciguar los estragos de una resaca.
“Le cubre las paredes, porque el alcohol, en la cruda, le quita la babacita, que está en el intestino, lo deja limpio la pinche cruda, pero el atolito haga de cuenta que le enjarra, le bondea”, asegura.
Cada vez que da un consejo, después de la carcajada, habitual, en sus charlas, Chuy ve directamente a los ojos y con el dedo índice de su mano derecha, se apunta a la sien del mismo lado, como diciéndole “piénsele” a su interlocutor.
 “En las crudas yo me agarro un pinche jarrote de barro y luego compró nopalitos, chile colorado, un huevo en torta y adiós cruda… es más hasta surra y surra bonito”, agrega.

Escobedo Rangel hoy tiene 72 años, pero su travesía por la bohemia juarense dio inicioa  los a los 16, en el año de 1963, empezó en el ambiente de los bares y restaurantes, como lavaplatos en el establecimiento “Centro Taurino”, ubicado a pocos metros de la plaza de toros “Alberto Balderas”.
En un cajón a la extrema izquierda de don Jesús se encuentran una serie de documentos que van desde un paquete de recortes periodísticos y fotografías, hasta folletos de ofertas y programas de espectáculos que albergarían los distintos centros nocturnos, cabarets y casinos de la época de bonanza de la avenida Juárez, entre ellos, La Cucaracha, el Follies, entre otros.
Al verlos, don Chuy los presume orgulloso, no sin antes sentenciar: “Chingao, nomás de verlos hasta me dan ganas de llorar”.
Y no miente, sus ojos se llenan de lágrimas, pero como buen macho que es, de ésos bragados de antaño, traga en seco y no permite que ni una lágrima ruede por su rostro.
“Oiga es que no chingue, espérese, son 50 años detrás de una barra y verlos así de peladas, ¡Uff!”, agrega.
El oficio de bartender o cantinero, no es sencillo, don Chuy dice que hay que tener paciencia y siempre estar dispuesto a escuchar todo tipo de historias, su oficio una especie de mezcla entre el psicólogo y el sacerdote.
“No pero mire, qué chingaos, esas son profesiones en las que la vida se puede salvar, acá uno más bien está… ¡Como torero!”, refiere y suelta una carcajada.

Asegura que los creadores del burrito en Ciudad Juárez son César, Mario y Hugo Leyva, ellos lo trajeron al Centro Taurino, originalmente eran de carne asada y chillie bean.

“La atención y la plática es lo que hago yo, yo emborraché a González Soto, emborraché a Nacho Duarte, tío de este gobernador, sí señor, que era recaudador de Rentas, pura gente de política”, comentó.





EL POETA DE LAS LETRAS VIVAS


EL POETA DE LAS LETRAS VIVAS

Entrevista a Jerome Rothenberg, por Mauricio Rodríguez
10-09-2011


El extraño hombre angloparlante de avanzada edad camina a paso lento acompañado de su esposa y se introducen en un aula de eventos múltiples de la escuela Universidad Americana del Noreste. Allí, decenas de estudiantes les observan primero con curiosidad y después con indiferencia.
Todos se encuentran reunidos para escuchar una de las mesas del Encuentro Internacional de Escritores en el que participan los mexicanos José Eugenio Sánchez, Myriam Moscona y el luxemburgués Pierre Joris.
Sonriente, reflexivo, siempre escuchando no sólo a los lectores, sino observando con avidez las reacciones del público, el extraño hombre anglo aplaude y en sus ojos hay la viveza de un chiquillo que se divierte en el parque: es Jerome Rothenberg.
El escritor, nacido en 1931 y originario de Estados Unidos, visitó durante tres días Ciudad Juárez para participar en el Encuentro Internacional de Escritores “Literatura en El Bravo”, donde además obtendría la Medalla al Mérito Literario, dentro de las actividades del VII Festival Internacional Chihuahua.
De regreso al hotel sede del encuentro, Rothenberg es acompañado por su esposa Diane y por el poeta y entrañable amigo, Pierre Joris.
Al llegar a su habitación, Jerome bromea sobre la posibilidad de hacer la entrevista en la alcoba al estilo de John Lennon y Yoko Ono cuando hicieron “En la cama por la paz”.
Para Rothenberg estar en Juárez va más allá del reconocimiento que se le hace en esta ocasión por su trayectoria en el quehacer artístico: es una forma de hermanarse con la ciudadanía y la situación que padece.
“Me siento muy honrado de recibir la medalla y lamento completamente lo que está ocurriendo aquí y no sólo en esta ciudad”, dice mientras enciende un cigarrillo Seneca light.
Esta es la segunda ocasión que el creador de la etnopoesía visita esta frontera. Hace seis años, en noviembre de 2005, realizó una presentación en el desaparecido bar Beep boop, presentado por el escritor José Vicente Anaya.
Sin embargo, en ese entonces las circunstancias de Juárez eran distintas, los índices de violencia permanecían dentro de los límites “normales”.
Empero, fue esa circunstancia, la de acompañar en el dolor a los juarenses, la que motivó al escritor precursor de la corriente beatnik a regresar a suelo chihuahuense.
“Me sentí realmente conmovido y decidí venir a esta ciudad que ha sido tan golpeada por la violencia y llegar a encontrarme con escritores de otras partes del mundo y ver la participación de la gente, ha sido muy impresionante”, comentó.
La violencia de México, dice, aunque diferente no le es ajena a la que se vivió por décadas en Nueva York, donde los índices de criminalidad alcanzaron altos niveles.
Para el contemporáneo de escritores como Jack Kerouac, Gregory Corso y Allen Ginsberg, leer en México es una experiencia completamente distinta a leer en Estados Unidos, ya que –asegura- el peso de la palabra adquiere mayor dimensión.
En una mirada retrospectiva, Rothenberg considera que el movimiento beatnik le permitió a la generación de los cincuenta conocer a través de Howl, de Allen Ginsberg, y trabajos de otros contemporáneos, una manera distinta de concebir el arte.
“Nos abrieron los ojos indicando que todo era posible otra vez, replanteándonos, dándonos valor para tomar postura en una lucha por desarrollar la imaginación con miras a los mágicos sesentas, donde a la mitad de esa década vio a los poetas autoproclamarse como beats, o dadaístas o miembros de otras corrientes que crecían en la época”, mencionó.
Sin embargo, reconoce que en el país ese movimiento era tachado también por algunos sectores por su “holgazanería” o por simplemente no adecuarse al sistema del estilo de vida americano tradicional.
En este punto, Rothenberg reflexiona sobre la generación “nini”, como se le llama a los jóvenes mexicanos que no estudian ni trabajan, y que por las circunstancias de precariedad en las que viven algunos de ellos, han sido arrastrados para unirse a bandas del crimen organizado.
En este sentido, dice que si bien las circunstancias son distintas entre un país y otro, la necesidad de expresión entre los jóvenes sigue siendo similar en la búsqueda por nuevos caminos de conciencia social.
El escritor señala que entre las heridas aún sensibles de la Segunda Guerra Mundial y el terror a la era atómica, la generación beat promovió la autopublicación y por ende se generó una mayor difusión de los trabajos y obras de los artistas de la época, en un Estados Unidos que en ese entonces gozaba de una economía prospera, refirió.
“Vivíamos, si se me permite el término, una situación bipolar, en la que la exaltación y la depresión profunda invadían el sentimiento colectivo”, mencionó.
Fue ese sentir el que generó la movilización para que publicaciones independientes fuera difundidas en cafés, en espacios públicos no institucionales que eran utilizados para realizar lecturas y performances enfocados a la poesía a nuevos trabajos artísticos, dijo.
Para Rothenberg la figura de un poeta en los movimientos sociales recobra vida en México, a raíz de lo que ha observado en la Caravana por la Paz, que encabeza Javier Sicilia, donde el poder de la poesía y el arte pueden despertar sensibilidades en la gente.
“Cuando eso ocurrió nos encontrábamos en San Diego con el poeta Alberto Blanco, quien es amigo cercano de la familia”, dijo.
Al creador de libros como 25 caprichos a partir de Goya, traducido por Heriberto Yépez, cuya presentación se tiene programada para próximo martes 13 en el Palacio de Bellas Artes de la ciudad de México, en el centro y sur del continente americano la palabra poeta aún tiene un sentido de respeto y admiración.
“Al ser nombrado como poeta, en español cobra mucha más fuerza que decirlo en Estados Unidos, allá se ha vuelto de cierta manera cotidiano, sin embargo, aquí suena todavía como un referente del respeto al artista”, comentó.
Jerome Rothenberg lejos de ver el internet como una amenaza a la creatividad, considera que debe ser utilizada por las nuevas generaciones de manera correcta.
Considera que es una herramienta que no sólo permite la difusión internacional, sino que acerca a públicos inusitados, pero aclara, falta mucho aún para que el e-book sustituya al libro convencional.
“En internet encontramos formas de hacer poesía que no están a nuestro alcance en ocasiones, hablo de herramientas como Youtube en donde podemos encontrar lecturas sin necesidad de estar viajando”, afirmó.
Si bien internet impide la cercanía entre lector y escuchas, puede por otro lado generar una mayor interacción en cuanto a los comentarios sobre una obra, lo que no ocurre cuando se edita un libro y no hay un contacto inmediato sobre la reacción del impacto que el texto tuvo, añadió.
Una de las ventajas es que a través del video y la publicación en internet ésta se mantiene y puede ser vista en más de una ocasión, lo que no ocurría antes, por ejemplo en los perfomances, que algunos de ellos sólo quedaron en la memoria de quien tuvo oportunidad de apreciarlos, porque eran irrepetibles”, ejemplificó.
Desde hace algunos meses, diversos medios de comunicación en el orbe han manejado a Rothenberg como uno de los posibles candidatos a recibir el Premio Nobel de Literatura.
La postulación y más aún, ganarlo “es algo muy poco probable”, asegura, ya que no cree que el tipo de poesía que representa sea considerada para ser acreedora a la presea.
“Algunos de los grandes poetas del siglo pasado no fueron considerados para ganar el Premio Nobel, es más una plataforma donde el ganador habla de su posición en contra de la guerra, de la pobreza, el hambre, pero el premio está muy lejos de determinar si se trata un gran poeta quien lo recibe, está lejos, no tiene nada que ver con eso”, puntualizó.
Jerome Rothenberg cuenta con más de 60 libros publicados y aún continúa escribiendo. Dice no sabe cuándo va a parar, ni siquiera lo ha pensado como posibilidad, a él, el mundo entero le dice, gracias poeta.


*Agradecimiento especial al escritor juarense Jorge López Landó, quien ayudó en la traducción para la realización de esta entrevista.
publicado originalmente en 

Revista Proceso.



miércoles, abril 04, 2018

Lava la lava

En el pecho llevo el grano estrecho, cercano, ese que me apesta, el tiempo, como las manos que sudan al tocar el piano, como el nido donde cae el polvo de la primavera con el viento. Yo soy el vórtice, el silencio, el nuevo ritmo, eso que llaman la nada, lo que no existe.
“Y después de mí, el jazz se ejecutó al tercer día”. Y hoy me apellidan Blake, Poe, o los pocos que hablan de mi me dicen Mallarmé. Nadie tiene mi nombre y el sentido de mis letras late a la izquierda, aun cuando el corazón late a la derecha.
En el pecho cargo la herida, tan mía de llegar a no pertenecer. De ser un habitante, un consecuente de las madrugadas, de la quietud, de la brisa de los árboles.
Y luego todo se rompe.
Alguien hablará de mí en las bibliotecas como un perpetuador de cementerios, otro más dirá que extrañando el corazón me volví mecánico. Todos dirán que hoy solo, sólo soy letras.
Nadie me ve. Como tú. Como un volcán a punto de erupción.

Here we go again

Get ready.

jueves, agosto 13, 2015

El enigma de ser juarense

Hace tiempo que un pensamiento que se convierte en una especie de bala expansiva me viene rondando la cabeza, la idea de ser juarense.
A fechas recientes, derivado de la inestabilidad en materia de seguridad provocada por la violencia entre cárteles de droga, entre integrantes del crimen organizado y el gobierno, y por qué no decirlo, por corporaciones policíacas atentando contra ciudadanía, la ciudad estuvo agonizando en materia económica y social.
Afortunadamente, en meses recientes, el espíritu de los habitantes de Ciudad Juárez, enclavada en la frontera entre México y Estados Unidos, comunidad hermana de El Paso, Texas, ha dado muestras de vida.
La actividad en las calles es una clara muestra de ello, ya que se puede observar nuevamente a las familias, que en otros años temerosas preferían permanecer en casa, que salir a realizar las más mínimas actividades al aire libre. Y no era para menos, ya que una constante en las principales avenidas, primeramente y que después se extendió en toda la ciudad entre el 2007 y 2012, fue el sonido de ráfagas de metralleta, balazos de armas cortas y el consiguiente canto de las sirenas de patrullas, ambulancias y máquinas de bomberos.
Aunque no con la misma frecuencia, de cuando en cuando, las sirenas se dejan escuchar, provocando escalofríos, trayendo según se puede observar en los cruceros, el remanente de aquel estado de psicosis en el que estuvo inmersa esta tierra.
Hay nuevos bríos en el rostro de los sobrevivientes de una absurda guerra que se vivió por años y aunque todavía queda sortear nuevas batallas, ahora contra la crisis económica y la frágil seguridad, los que aquí viven, buscan entre los escombros, la manera de reconstruir la historia de esta tierra.
Poco a poco iré hablando de las distintas maneras en las que los habitantes retoman su vida en Ciudad Juárez, de cómo los nacidos en esta tierra evocan desde otros estados de la república y países su amor por un terruño que no conserva ya el rostro que ellos recuerdan.
Porque desafortunadamente, a diferencia de otras ciudades, en Juárez nunca se ha preocupado ninguna autoridad por preservar su arquitectura y los pocos edificios históricos que nos quedan, se encuentran en ruinas, abandonados, cayéndose y/o clausurados.
Aún así, entre los escombros, hay vida y de ella crecen nuevas flores, hay nuevas generaciones de habitantes que están aún en el proceso de crear una nueva identidad y de ellos, de nosotros dependerá, dar un paso atrás para retomar el infierno o bien, generar el cambio que merecemos como habitantes de esta ciudad tan llena de contrastes que en algún tiempo fue considerada la principal frontera del mundo, pero también la más violenta del planeta ¿con cuál nos habremos de despertar mañana? 



Tin Tán en la Plaza de Armas de Ciudad Juárez. (Foto: Zerk Maury)

miércoles, agosto 12, 2015

¡Qué trabajo eso de encontrar trabajo!

He sabido que llorar fortalece, que puede sanarlo casi todo, porque purifica el alma. Entiendo que esta posición en la que estoy, arrodillado ante la desesperanza de no conseguir un trabajo, me ha puesto más sensible que de costumbre.
Sin saber por qué aún, la mayor parte de este 2015 me he encontrado desempleado y por más que he intentado colocarme, poco ha sido el éxito: un trabajo temporal en campañas políticas, algunas colaboraciones periodísticas, han sido el sustento que más o menos me ha ayudado a sobrellevar el año, aunque siendo sincero, las semanas recientes, mi cartera está más sola que mi casa por las mañanas.
Un compañero de profesión, el Oso, a quien conocí durante el proceso electoral, anda en las mismas que yo, aunque de hecho, no quiero ni imaginarlo, la crisis le ha obligado a vender algunos de sus artículos más preciados, con tal de conseguir alguna entrada para apoyar en el hogar.
Cuando eres hombre y te acostumbra la sociedad a ser el principal sustento de la familia, encontrarte de repente, sin trabajo, invariablemente de que tu pareja te pueda apoyar sosteniendo la casa, la situación te arroja a un cuadro depresivo.
No es por tratarse de asumir ese mero machismo, eso queda relegado en ambos casos, sino porque somos personas acostumbradas a trabajar de manera profesional, a ganarse de manera honrada el sustento para nosotros y para nuestras familias y quedarse de repente así, sin empleo, es un golpe duro para cualquiera.
Al principio que me quedé sin trabajo, quería regresar de inmediato a los medios, a cualquiera, sin embargo, las oportunidades son escasas y en algunas ocasiones, uno es descartado por contar ya con una carrera y logros dentro de la misma y por la edad.
Es extraño, pero se prefiere hoy en día contratar a jóvenes estudiantes que no cuentan con la experiencia, pero que resultan atractivos a las empresas por el bajo costo que significan, aunque en muchas ocasiones, esto se ve reflejado en la cada vez más pobre propuesta editorial.
Con esto no quiero decir que los jóvenes no aporten al periodismo, al contrario, hay una nueva generación que para fortuna de la ciudad, está apareciendo y que en cualquier momento dará buenos resultados. Lo preocupante es la oferta salarial con la que están siendo contratados, sueldos de risa, que en comparativo con los que se ofrecen a un operador de maquiladora, son casi similares.
De ahí que las personas que ya tenemos más de 30 años, nos veamos distantes a encontrar una nueva oportunidad, ya que al tener familias y otro tipo de gastos, nuestra exigencia va a la par de las cuentas que tenemos que pagar.

Al igual que mi amigo el oso, espero una nueva oportunidad, es todo lo que puedo pedir y lo que necesito para sacar adelante a los míos.

By the way, les dejo una rolita del maestro Rockdrigo...

jueves, agosto 06, 2015

6 de agosto del 2015, Ciudad Juárez, Chihuahua, Mx.
Posicionamiento ante el asesinato del periodista Rubén Espinosa Becerril
Ante el homicidio del colega Rubén Espinosa Becerril, fotógrafo colaborador de las revistas Cuarto Oscuro y Proceso, de Nadia Vera Pérez, Yesenia Quiroz Alfaro, Olivia Alejandra Negreta y una mujer aún no identificada, cuyos cuerpos fueron localizados el pasado viernes en un departamento en la colonia Narvarte, en la Ciudad de México, los hombres y mujeres que conformamos el gremio periodista en Ciudad Juárez queremos hacer llegar a la comunidad, al pueblo de México, a los gobernantes en turno y a la comunidad internacional, nuestra posición:
1.- Repudiamos estos asesinatos porque es un hecho que lastima aún más a nuestro país, al no brindarse las garantías de seguridad que todo ciudadano honrado debe tener para el desempeño de sus funciones dentro de la sociedad.
2. - El homicidio de Rubén Espinosa Becerril se constituye como un claro ataque contra la Libertad de Expresión y tiene por objetivo amedrentar el trabajo periodístico cuyo fin, entre otras funciones, es indagar sobre la corrupción que prevalece en todos los ámbitos de gobierno.
3. Que en este más reciente caso en el que pierde la vida un periodista, como ha ocurrido en casos anteriores, como el de nuestros compañeros Armando Rodríguez y Luis Carlos Santiago, asesinados en 2008 y 2010 respectivamente, la impunidad prevale y los culpables permanecen libres.
Ante tales circunstancias, los aquí presentes, exigimos a los gobiernos federal, estatal y municipal:
1.- Una investigación en la que participen todas las fuerzas de seguridad disponibles dentro del aparato de gobierno hasta que se logre identificar y capturar a los autores materiales e intelectuales de estos crímenes.
2. Que se brinden las garantías necesarias para el buen desempeño de la labor periodística y que ello no implique el acoso, el ataque y crímenes como los antes mencionados.
3. Los periodistas de Ciudad Juárez sabemos lo que es trabajar con miedo, con el temor de que podemos dejar a nuestras familias desamparadas, sin embargo, tenemos clara conciencia de que nuestra función dentro de la sociedad es fundamental para alcanzar el Estado de Derecho y de paz que buscamos para nuestro país.
No se mata la verdad, matando periodistas. Ningún gobierno está por encima del pueblo. Ningún gobierno debe mantener sometido en el terror a sus habitantes. Exigimos resultados a la brevedad.
‪#‎JusticiaParaLxs5‬

miércoles, agosto 05, 2015

Un Día más...

Como mexicanos exigiendo que la muerte ya no exista, permitiendo que el narco se impregne en nuestras casas, en nuestras avenidas, que la política fallida nos indique la votación de la elección siguiente

martes, agosto 05, 2014

 photo 5b559718-b9a3-4ef5-8aeb-09fb5fbd0f8f_zps4db82a39.jpg

FLUIR

El fuego sobre el fuego tiende a caer
-elevación en cuerpos alterados es la caída -
en la gravedad el corazón de cierto 
le evita entonces
cosmogonía
evitable eternidad
es este árbol negro que seduce mi alegría
siempre canta la sombra ácida
la sombra así da

juegue usted con la palabra
hable -dice hacía mi el espejo roto-
dígame más
si tiene palabra
evite la conversación

el dedo único perdido en laberintos
cada célula oscilante
horas mudas
todas danzan en mis yemas

II
llueve dentro de la calma siempre
llueve cierto aullido
hay lobos que van midiendo el olvido
una faz dentro del rostro
siempre atisba en las esquinas

es así como cada quien
en su camino el dolor sangra el destino

fuego como piel de la tarde
fuego noche como parpadeo final
fuego agua es aquí que el océano
más desierto con la respiración se deja
entre el tic-tac y el parpadeo

una imagen es una imagen menos
piedra sobre arena
agua que se seca maldita
resquicio a un paso del abismo

y entonces 
vamos a ver lo que no vemos
lo que se escapa de la vista
inerte en la sinergia
estático entre la niebla
nube cada pulsar del cielo
sé es nube de vez en cuando ciego

III 
al caer
lo que me atrae de la noche
no es quedarme solo
es solamente quedarme
he visto desde la distancia
todo mejor sin cambios
los ojos son lejanías
lechuzas, lechugas
una baraja incompleta
manos de seis dedos en un guante roto

este caballo no recorre las 100 yardas
se ahoga en el polvo de los muebles
en el anecdotario café de la abuela
mis días están cantados
como coplas de verbena popular
me sumerjo al mar del ruido
y me doy cuenta
que los ángeles decidieron callar
o quizás
el guardián de mi sueño se fue al chuco de compras
mientras las balas
fusilan mis ambigüedades
yo platico mis vacíos, solo soy un cohete
un ciempiés ágil que salió a caminar por esta barra
cuando el verano asomó por una de tus orejas

IV
Y es así que tengo que regresar a lo que es mío
a esta falsa capacidad de relatar las cosas
a negarme a la visión de que me vean,
estoy adentro y luzco fuera
pergamino que anuncia el sol o un llanto que se queda en el intento
el arco glorioso en letanía a la flecha que pretende la fuga
dixit
desde aquí se ve el mundo
hay alguien siempre preguntándose
en si mismo si habrá alguien en este hoy,
en el preciso instante,
si ese alguien así mismo corresponde
luego de que se rompe el espejo

V
Y luego 
es despejar el camino
desprenderse de las huellas
del andar, ser uno mismo, nada,
la sombra del otoño,
el ego imperfecto que rompe la hiedra,
antártico, lívido al primer intento,
corona que se prende de cada arrebato victorioso
del error más compulsivo
-digo qué es vivir mientras me muero-
veo los números que pasan, calles, horas, tiempos,
así la eternidad se olvida,
es arena, nada, cosmos, la desolación del entorno,
la entrega, un alud de lo que viene a la conciencia

y luego todo es líneas en blanco
el vacío de tus ojos estalla a lo lejos.
EJERCICIO DE BLUES

EL HOMBRE Y SU GUITARRA           Para Almitri Tzigane


Hay una mano en el fuego
en la nube hay un estruendo
en el camino el silencio es algo que se rompe,
el rayo
hay un juglar una deriva un paso a paso,
 el alba, el precipicio
hay un hijo enriquecido con el sueño,
 desprenderse es también…

hay un andar perpetuo por la línea incandescente de los días
hay una diestra:  es el hombre y su guitarra es el hombre y su guitarra
onda siniestra de entender la realidad que no se vive
es la verdad a través de la mentira,
es esta lira que no cesa de tocar

Interesting views of the same pages
The streets are a couple of dreams a friends of mine
What i´m trying to saying  is not all ashes, is the night
I´m still talkin’ about the sunshine, about fire

Descubro en el atardecer el ansia pura de tus pasos
y si el mundo olvida nuestros nombres
puedo verte así en cada sombra
este es el viento, la hoja que se desprende
llamará tu identidad,
este delirio encadenado entre mis dedos

Interesting views of the same pages
The streets are a couple of dreams a friends of mine
What i´m trying to saying  is not all ashes, is the night
I´m still talkin’ about the sunshine, about fire

Reconozco que de ti
algo se quedo entre mis desvelos
tu sonrisa, un perfil de la noche
el camino para llegar a casa cada madrugada.
He brindado  en casa por azar
para asir la recia edad, la dádiva en la luz azul
en el roce animal de lámina de azor tenue
sorprendida, la ágil luz azul se anida andina a la vialidad

Y vuelo
hay un momento que la tarde roba al mar
y entre nubes brama, escupe formas de la gloria
ángeles dispersos en el éter calmo
luchan por los últimos racimos de luz
conjugo aglomeraciones del silencio
olas provocadas por vehículos,
 en mi cara, el espíritu es fuera del mundo
mientras la boca de mi vida está seca
hay un árbol que siempre permanece en el otoño
viaja el aire con rumbo a este rostro
de mi parte no hay palabras que puedan deshacer lo que está escrito
Es el mar en mi garganta que inunda un amanecer de lágrima,
muchas escribirán sobre esta piel herida
del crepúsculo adorado de tu sombra
nadie sabrá
con las posibilidades de esta muerte, amor, atada

Interesting views of the same pages
The streets are a couple of dreams a friends of mine
What i´m trying to saying  is not all ashes, is the night
I´m still talkin’ about the sunshine, about fire


Te llevó, en la carne adentro, como el hombre y su guitarra van.