jueves, agosto 26, 2004

Héroe Guerrero


Bastaba verle el rostro en las distintas entrevistas de las que fue objeto por la noche del miércoles, para darse cuenta de la realidad que vive el deporte nacional: Asombrada, apabullada por las interrogantes, Belem Guerrero sólo se limitaba a sonreír y ha unir de cuando en cuando algunas frases sobre lo que fue su preparación para participar en la carrera de bicicleta en Atenas, de la que resultó ganadora de la medalla de plata.
Bien lo dice el periodista y analista político Sergio Sarmiento en su columna de hoy, a quien citó textual:
"La medalla de plata de Belem ?incluso más que la que un día antes consiguió Ana Gabriela (Guevara)- es un triunfo del esfuerzo personal y no de un sistema construido para la promoción del deporte de alto rendimiento. Esta mujer proviene de una familia humilde, radicada en ese disperso mundo de la nueva urbanización que es el municipio mexiquense de Ciudad Nezahualcóyotl".
Belem cuyo rostro refleja sencillez y hasta cierto punto ingenuidad, pese a sus treinta años de edad, demostró que cuando se quiere destacar, no son impedimento ni la apatía de los encargados de manejar las instituciones, ni la indiferencia de su propia gente.
Ella es deportista y está marcando la pauta del camino a seguir. Nuevas formas habrán de encontrar quienes se dicen poseedores de los poderes en materia no solamente deportiva, sino en distintos rubros de interés público.
El triunfo de Belem me da gusto pero no me pertenece, es totalmente de ella y esperemos que los afanes rapiñosos de las televisoras nacionales no terminen por hundir esta gloria de barrio, en el barro execrable de una fama innecesaria.
En todo caso, si los grandes consorcios televisivos quieren apoyar el deporte nacional, lejos de transmitir durante aproximadamente 15 horas desde los confines del mundo noticias que a la larga dejan de interesar a su auditorio, sería bueno que demostraran su interés proporcionando espacios reales (infraestructura y equipo) a los deportistas para que salgan de la mediocridad en la que se han sumido tristemente, en parte por la pobre preparación y por otro lado por el inflamiento de egos que les hacen llegar desinflados ante verdaderos atletas de poder internacional.

2 comentarios:

nacho dijo...

Van tres de plata. En serio que México sigue siendo de los principales productores de plata, ¿no?

Elizabeth dijo...

Lo mismo digo Zerk. Bien expuesto! Saludos

Ale
http://septimosentido.blogspot.com