jueves, julio 29, 2004

Sapos lo serán ustedes


En cuestión de regalos, obsequios, albricias, felicitaciones o como quieran llamarle, casi siempre me ha tocado la mala suerte de recibir todo lo contrario a lo que espero.
Por lo general no me gusta recibir regalos porque considero que es más que suficiente el aprecio y la convivencia cotidiana para sacar adelante cualquier funk o rock & roll que se me va presentando ante los adverso.
Pero pasa, que no falta quien aún y cuando le reitero que una mano firme es mejor que cualquier detalle material, insiste en regalarme algo.
Algunas ocasiones me han regalado ropa. Ok, esta bien que no me distingo precisamente por mi buen gusto al vestir, pero trato de usar ropa que me haga sentir cómodo, por más horrible que esta sea. De repente me llegan algunas camisas medio estrambóticas o unos pantalones que sin dignos del clan Almada. Por agradecer el gesto, me los pongo en una ocasión y luego, se pierden en el armario o terminan en el cuerpo de mi hermano carnal, que en todo caso viene siendo el ganón de este tipo de muestras de afecto.
Comida. No me gusta que me inviten a comer porque una de las últimas veces que esto ocurrió, tuve que ir como cuatro veces a distintos lugares y al último ya andaba reventando y lo peor, es que los que me invitaron tenían cara de "como eres pinche y mal agradecido, ¿por qué no comes?".
Cerveza y vino. Sin comentarios. Cuando esta llega, si es en el lugar preciso es bien recibida, pero no me dejen sus botellas regadas cabrones porque luego se impregna toda la estancia.
Ahora bien, los regalos que más disfruto son los discos, en especial aquellos que no tengo, si mal no recuerdo, hace años que no compro un mendigo CD, no por carencia de recursos, sino porque tengo demasiado ruido a mi alrededor para disfrutar.
Todo esta verborrea fue nada más para decirles que estamos a unas horas de que nuevamente el mundo celebre la llegada de este parlanchín-jodedor-vagabundo-insurrecto-cábula-voluble-cólerico-amigable-divertido-downradical- haga su arribo a los 29 años.
De quien se acuerde de esta conmemorativa fecha que sin lugar a duda ya representa una fiesta nacional ?la cual tendrá sus efectos en el bar de por todos conocido-, agradeceré con el corazón sus palabras, pero por favor no me vayan a querer cantar cancioncillas típicas de la fecha como las mañanitas o el chingado happy birthday o la pinchurrienta versión al español denominada ?sapo verde? porque me cae de amadre que en ese momento les dejó caer la maldición de la cerveza echada a perder y el sábado se acordarán de mí cuando anden sufriendo las consecuencias de una diarrea mientras sufren los calores de la cruda.

3 comentarios:

nacho dijo...

Pos de antemano, que los cumplas feliz con música de tambora, cheve importada y buenos compas. Ciertísimo lo de los regalos, uno debería de dar una lista por adelantado... no? Abrazo de oso. (HB).

la flaca dijo...

Mi Zerk, ps desde acá un abrazote. La patria anda muy pobre y no te gustan los regalos, así que... sólo te puedo mandar mis mejores deseos para el resto de tu vida y la de tu familia.

camila dijo...

Feliz cumpleaños! deseo de todo corazón que no te regalen ropa ni discos que ya tienes! . Me encanta tu sinceridad, hablas SIN TAPUJOS! :)
saludos