martes, junio 22, 2004

Insomnio II



Hace algunas décadas todavía era muy común encontrarse con anuncios como el que abajo aparece, en no pocos establecimientos del lado americano, que preferían mantener su distancia de las razas "inferiores" antes de que estas llegaran a contaminar su pureza.
Afortunadamente la humanidad evoluciona y se van quedando atrás los signos de xenofobia y clasismo, ahora existe una mayor apertura para entendernos a todos como parte de un universo, donde las posibilidades de subsistencia se deben repartir equitativamente a todos los habitantes del orbe.



Hoy por lo menos, podemos decir orgullosamente que... ya admiten a los perros.
Y cuando desperté, el perro ya se había metido.

1 comentario:

ylek dijo...

no te envidio en nada a los vecinos. mi más sentido pésame